REYKJAVÍK, LA CAPITAL DE ISLANDIA

reykjavik Islandia

¿Cómo es Reykjavík?

En pocas palabras, la capital de Islandia es moderna, dinámica, creativa, abierta, acogedora y muy especial.  

Reykjavík no es como otras capitales europeas, aquí no encontrarás edificios espectaculares, monumentos históricos ni un centro clásico al estilo del centro de Europa. Pero Reykjavík ofrece mucho más de lo que te encuentras a primera vista. Reykjavík es una ciudad diferente, llena de vida pero limpia, segura y muy cerca de la naturaleza. Las casas de Reykjavík, bajas y muy coloridas, le dan un encanto especial a la ciudad.  Algunas de esas casitas, con sus decoraciones de elfos y flores, nos recuerdan a los cuentos de hadas de nuestra infancia.

Perderse en esta capital es casi imposible. Dos puntos destacan por encima del resto: uno de ellos es la iglesia Hallgrímskirkja y el otro, la colina Öskjuhlíð, con el espectacular edificio de Perlan. Deja de soñar y ven a Reykjavík, te sorprenderá.  

 

NUESTRAS EXCURSIONES MÁS POPULARES PARA VER Y SENTIR REYKJAVÍK

            AVISTAMIENTO DE BALLENAS                                  REYKJAVÍK EN ESPAÑOL

 avistamiento ballenas reykjavík      Reykjavik en español

        CÍRCULO DORADO Y REYKJAVÍK                         REYKJAVÍK - TOUR POR LA CIUDAD  

circulo dorado cascada gullfoss    reykjavík Islandia iglesia

      REYKJAVÍK EN HELICÓPTERO                                       AURORAS BOREALES

helicoptera islandia reykjavik    auroras boreales en islandia

 

Reykjavík, una ciudad verde

En Reykjavík el aire es tan limpio que, desde la bahía de Faxaflói, se pueden ver hasta las montañas que se encuentran a unos 100 km. De hecho, en un día de buena visibilidad, se puede contemplar hasta el glaciar de Snafellsness, que está situado a unas 3 horas de distancia en coche.

La ciudad está rodeada por el mar en tres partes diferentes y dispone de muchos espacios abiertos y zonas verdes. Hay parques, zonas para peatones, un lago en el mismo centro de la ciudad y una playa termal, Nauthólsvik, a unos 15 minutos andando desde el centro.

Los ciudadanos de Reykjavík intentan proteger su ciudad y mantener su fama como la capital más limpia y atractiva del mundo. Una ciudad sin humo y sin peligro. Por eso de los visitantes se espera que hagan lo mismo para que Reykjavík nunca deje de ser una ciudad muy limpia y acogedora. 

Reykjavík, una ciudad histórica

La historia de la capital más nórdica del mundo data del año 874, cuando llegó su primer colono, Ingólfur Arnarson. Fue él quien construyó allí su finca y dio el nombre a este magnífico sitio: Reykjavík, literalmente "bahía de humo". El nombre nos descubre una de las principales cualidades de Reykjavík y nos ayuda a entender la razón por la que Ingólfur escogió este sitio. Al encontrar las aguas termales y ver el humo saliendo de la tierra, supo que Reykjavík era único para vivir.

El siglo XVI cambió la historia de Reykjavík, al convertirse la ciudad en un importante lugar de comercio. Pero no sería hasta el año 1876 cuando Reykjavík se estableció por fin como una ciudad independiente, aunque solo contara con 170 habitantes. Después se produjo un significante crecimiento de la población y ya, a principios del siglo XX, contaba con unos 6.000 ciudadanos, que pasaron a ser 55.000 en el año 1950.

Hoy en día, 180.000 personas, dos de cada tres islandeses, viven en esta ciudad situada en el sudoeste del golfo Faxaflói. Esto hace de Reykjavík la ciudad más cosmopolita de Islandia, con muchos museos, galerías y cafés, lo que permitió que en el año 2000 fuera proclamada junto a otras ciudades europeas como Capital Europea de la Cultura. 

Las aguas termales, que dieron lugar al nacimiento de Reykjavík, son hoy utilizadas por los islandeses para calentar viviendas, escaleras de bloques de pisos, piscinas, aparcamientos y aceras.

Reykjavík, una ciudad que nunca para

Reykjavík es una ciudad que nunca para y siempre tiene algo que ofrecer. Desde grandes conciertos al aire libre, pasando por tiendas modernas y originales, excelentes museos y pequeñas galerías con artistas de todos los estilos. Restaurantes y locales nocturnos dan mucho ambiente a la capital hasta alta horas de la noche y, especialmente durante los fines de semana, la fiesta no para hasta que uno quiera.

Además, los islandeses disfrutan mucho de las ventajas que ofrecen las aguas termales y han convertido las piscinas en uno de sus placeres predilectos. Reykjavík tiene hasta 7 piscinas termales municipales, lo que alegra, relaja y dulcifica, sin duda, la vida de todos los habitantes de esta ciudad.

imagen de Reykjavík-Pertlan-barco vikingo

 

REYKJAVÍK - LA CAPITAL DE ISLANDIA